Skip to Content

Lo retro cómo patrimonio futbolístico

Publicado: 03 / 08
Categoría: Equipajes
Autor: Luis Gamón

Lo retro cómo patrimonio futbolístico

Publicado: 03 / 08
Categoría: Equipajes
Autor: Luis Gamón

Para algunos, una camiseta de fútbol es simplemente una prenda que usan los futbolistas durante un partido, pero para otros muchos son algo más, una prenda de lujo, exclusiva, un recuerdo del pasado. 

Durante los últimos años, los clubes han estado lanzando equipaciones como si no hubiera un mañana, recaudando millones en ventas e intentando renovar la prenda año tras año. Pero, en los últimos años, la demanda ya no está en las nuevas equipaciones, sino en las antiguas. Los aficionados ya no están tan interesados en las nuevas camisetas, ya que simplemente suponen unos pequeños cambios respecto a la de la temporada anterior y son más caras. Ahora, muchos aficionados prefieren comprar camisetas de fútbol antiguas o vintage.

Lo vintage está de moda en la industria de la moda, valga la redundancia, y lo mismo podría decirse del fútbol, esa mentalidad de volver al pasado, a las raíces. Las prendas del pasado tienen mucho poder ahora. 

Esta nueva moda ha sido detectada por los clubes. Muchos equipos están lanzando camisetas rehechas, sobre todo aquellos que se han modernizado más. Podemos verlo en el cambio de escudo del Valencia CF para la próxima temporada, la nueva equipación del Manchester United para la próxima temporada inspirada en la equipación de 1990, la vuelta del cuello en la equipación del Real Madrid o la selección retro que lanzó el Arsenal en diciembre de 2021 inspirada en la famosa camiseta de la temporada 93-94. 

Si bien las camisetas retro son muy guays estéticamente, siento que los remakes son solo una estrategia de marketing, ya que estas no tienen la esencia que sí tienen las antiguas, además que tirar de nostalgia es siempre lo fácil.

Me refiero a clubes como Manchester United o Arsenal. Ambos equipos han pasado de ganar la liga a estar peleando por un puesto en competiciones europeas. Los clubes utilizan estas camisetas para desviar la atención de la mala situación del club, y además obtienen beneficios de nosotros, los aficionados, los enamorados ciegamente. 

Y lo más importante, no son reales. Hay algo diferente en poseer la original, no nos engañemos. Atodos nos encanta una camiseta retro atrevida, ya sea un top italiano de los 90, una camiseta de Brasil de los 70 o una camiseta azteca de México 98, definitivamente hay algo psicológico que hace que lo retro sea más atractivo.

El fútbol está lleno de nostalgia. Tiene una historia en constante evolución, se crean constantemente nuevos momentos y recuerdos que se recuerdan en los años siguientes. La camiseta de fútbol juega un papel importante en el desencadenamiento de la sensación de nostalgia entre los aficionados. ¿Alguna vez has visto una camiseta vieja de fútbol y te ha recordado a un jugador específico, un gol icónico o un momento inolvidable? Esa es la nostalgia que se siente.

Una de las principales razones que impulsan el auge de lo retro son los diseños extravagantes del pasado. Los uniformes retro son conocidos por ser un poco arriesgados. Esto va de la mano con el deseo subliminal de los aficionados del fútbol por lo inusual. Puede que no nos guste admitirlo, pero nos encanta destacar entre la multitud en un día de partido o en un festival. Las camisetas vintage cumplen todos los requisitos de las cuotas de la moda moderna, son muy distintivas, contienen colores vibrantes y tienen una historia detrás de ellos.

Por otro lado, los diseños de camisetas actuales se han vuelto un poco flojos. Son muy de plantilla, muy sencillos. Todos parecen seguir el mismo patrón; los patrocinadores de la camiseta se muestran en la parte superior izquierda y el escudo del club se muestra en la parte superior derecha, con un bloque de color sólido en el fondo. Se han vuelto predecibles y aburridas para los fans.

Una equipación debe ser una representación visual del equipo que la lleva, debe expresar su estilo de juego. La camiseta de Francia de 1998 transmite elegancia, simbolizando un equipo ganador de la Copa del Mundo con jugadores icónicos. Podría decirse que los dos mejores equipos de LaLiga son el Real Madrid y el FC Barcelona, y ninguno de ellos lleva un uniforme distintivo que será remotamente distinguible en el futuro.

Ahora, por extraño que parezca, una de las primeras cosas que realmente atrae para comprar una camiseta de fútbol es el patrocinador. Cuando miro algunos de mis favoritos del pasado, todos están patrocinados por una compañía reconocible. Creo que la mayoría de los aficionados del Milán podrían decirte que el patrocinador de su camiseta en los años 90 fue Opel. Lo mismo podría decirse de los fanáticos del Bayern Munich y la afiliación de su club con T-Mobile. Marcas que inmediatamente asociamos con un club de fútbol, ​​todo porque su logo ha aparecido en la parte delantera de la camiseta.

Hay algo estéticamente agradable en un buen patrocinador de camisetas. Especialmente en contraste con los patrocinadores de hoy, que se eligen en función de su valor comercial en contraposición a los valores que representan. De los veinte equipos de la temporada pasada de la Premier League, nueve de ellos tenían una casa de apuestas como patrocinador en la parte delantera de la camiseta. Ninguno de ellos es memorable de ninguna manera, al menos no por las razones correctas.

La cultura del fútbol moderno está atrapada en un mundo altamente comercializado. El fútbol ya no es un deporte, es un negocio. Arsenal y Manchester United ya no son clubes, son marcas. Los aficionados son vistos por los clubes como clientes y no como aficionados.

Muchos de los clubes (o marcas) ya no están dirigidos por “gente del fútbol”, sino por hombres/mujeres de negocios que solo están interesados ​​en las oportunidades financieras que brinda ser propietario de un club de fútbol. Con la excepción de unos pocos, los propietarios no entienden las tradiciones y culturas futbolísticas profundamente arraigadas que se han construido a lo largo de los años.

En lugar de recompensar a los aficionados leales, los clubes buscan capitalizar el club para ganar dinero rápido. En los últimos años, ha habido una explosión de lanzamiento de camisetas, una decisión claramente impulsada por los ingresos que genera. Tomemos como ejemplo al Napoli, que lanzó nada menos que 11 camisetas diferentes la temporada pasada. Puedo entender el sentimiento detrás del tributo a Diego Maradona, un ícono en el fútbol mundial y una parte clave de la historia de Napoli. Dicho esto, ¿son realmente necesarias tres camisetas tributo? Lo siento, pero…, ¿no se está beneficiando Napoli de la muerte del ícono de su club?

Aunque, la cultura del fútbol moderno es un factor importante en el atractivo de las camisetas vintage, también sirven como un importante recordatorio de los tiempos en que el fútbol estaba menos dictado por el dinero. Además de nuestra memoria, una camiseta de fútbol retro es el único elemento accesible capaz de reconectarnos con la cultura del club de antaño.

La camiseta de fútbol se ve a menudo como una muestra de afición y lealtad a un club. Por lo tanto, aquellos que usan algo vintage dan la impresión de que son un “verdadero fan” y saben lo que hacen. En una época en la que los clubes locales tienen menos apoyo y los aficionados que apoyan a un equipo solo porque es ganador son cada vez más frecuentes, las camisetas vintage actúan como una insignia de legitimidad. Separa a los leales de los nuevos chicos de la cuadra, el tipo de aficionados que afirman que son “del City hasta la muerte”, pero no pueden nombrar a un jugador del Manchester City de antes de 2010.