Skip to Content

¿Recuerdas a… Antonio ‘Gitano’ González?

Publicado: 03 / 04
Categoría: Fútbol

¿Recuerdas a… Antonio ‘Gitano’ González?

Publicado: 03 / 04
Categoría: Fútbol

En Valencia han celebrado esta semana la culminación del centenario del club de Mestalla. Momentos vibrantes, emocionalmente tremendos y, sobre todo, una retrospectiva en la historia. Como reza la leyenda, “si somos lo que somos, es porque fuimos lo que fuimos”. En la capital del Turia se han sucedido seriales, programas especiales y reportajes de todos los medios de comunicación volcados con esta fecha.

Lejos de los éxitos, la gloria eterna y las noches de éxtasis, me llegó la historia de ‘Gitano’ González. Lejos de las estructuras del fútbol base que tiene ahora el fútbol, en los años 70 era fútbol de equipos de barrio, campos de tierra y piedras, nada que ver con los niños de 11 años de peinados estrafalarios y con representantes. Antonio González jugaba en el juvenil del Valencia, tenía 20 años. Di Stéfano, entrenador por aquella época del equipo ché, se quedó en cuadro en la delantera; sólo tenía a Carlos Pellicer de delantero que volvía de una lesión. Esa temporada, el filial valencianista, el Mestalla, militaba en segunda división y, para no debilitar al equipo filial, don Alfredo decidió llamar a Antonio González para jugar contra el Athletic en casa.

Mestalla, 19 de noviembre de 1972. El Valencia viene de la eliminación europea. El equipo no acaba de arrancar con seis partidos sin ganar y, para colmo, las lesiones obligan a echar mano del delantero del juvenil, que jugaría de titular junto a Pellicer enfrente del Athletic de Iribar. Empezar perdiendo era lo peor que podía pasar. A los quince minutos se ponía 0-1. Incluso a los veinticinco minutos le pitan un penalti en contra, que el gran Abelardo ataja sin contemplaciones; un maravilloso punto de inflexión para el Valencia. Empieza el sueño del ‘Gitano’, que empata de semichilena y marca el tercero en el final 4-1.

Impresionante cómo pasar de ser desconocido a debutar en Mestalla y marcarle dos goles al ‘Txopo’. La grada se frotaba los ojos ante la incipiente llegada de aquel delantero que había llegado pegando fuerte. Pero nada más allá de la realidad, sus apariciones fueron residuales llevándolo al final del tercer año a emigrar al Oviedo en busca de mayor fortuna. La historia del azucarillo que se disuelve, pero nadie le quitará aquel debut soñado por cualquiera de nosotros. Ese día conocimos a Antonio ‘Gitano’ González.