Skip to Content

¿Cómo fue el primer contacto con Foot Locker? ¿Cuáles fueron los primeros pasos de la colaboración?

Foot Locker nos conoció en SCRAPWORLD. Inés Guillén se interesó por nosotros y se acercó para que les contásemos de qué iba Río Dulce. Sabían que tenía algo que ver con el fútbol, pero querían profundizar más en qué hacíamos y cuál era nuestra historia. Intercambiamos contactos y unas semanas después recibimos un email con la propuesta.

¿Y qué significa para vosotros que una compañía como Foot Locker cuente con Río Dulce para este tipo de acciones?

Para nosotros es un orgullo que una compañía del calibre de Foot Locker confíe en Río Dulce para formar parte de una activación como esta. Este tipo de proyectos refuerzan nuestro camino y nos hacen ver que estamos haciendo las cosas bien y que nuestra visión tiene el apoyo no solo de nuestra comunidad, sino también de marcas externas que llevan en el juego mucho más tiempo.

En Río Dulce, desde nuestros orígenes, hemos construido nuestra narrativa con la comunidad y la cultura urbana en el centro, utilizando el fútbol como excusa, pero sin usar a este deporte como el foco principal del proyecto. Es por ello que ha sido un orgullo trabajar junto a Foot Locker, que es un referente tanto en comunidad como en la cultura urbana internacional.

¿Cuántas personas participan en el proceso de diseño de una camiseta como esta?

En este caso, y ante los tiempos tan ajustados que teníamos para desarrollar todo el proyecto, hemos diseñado el producto de forma interna sin hacer partícipe a ningún diseñador/a de nuestra comunidad, siempre contando con el apoyo y el feedback del equipo de Foot Locker. Yo mismo (Íñigo) y mi compañero Ismael nos encargamos de buscar referencias y trabajar coordinados con el equipo de Foot Locker en todo el proceso de diseño. Por lo general, solemos contar con más personas a la hora de crear un producto pero debido a los timings apretados del proyecto tuvimos que hacerlo todo internamente.

¿Cómo ha cambiado la camiseta desde los esbozos iniciales hasta el resultado final?

Hasta la fecha, siempre habíamos diseñado todas nuestras prendas para nosotros mismos, siendo nosotros los que nos imponíamos unos mínimos de diseño y calidad. Esta vez era diferente, pues había un player extra en la partida que traía un briefing y aportaba su feedback y su experiencia.

Comenzamos presentando varias versiones muy diferentes entre sí hasta que encontramos un camino que nos gustaba a todxs lxs implicadxs, que con unos ligeros cambios se acabó erigiendo como la propuesta elegida que muy pronto estará en la red. No hicimos muchas versiones del jersey, ya que acertamos desde el principio con la paleta de colores elegida. Las modificaciones fueron más una cuestión de pequeños detalles y asegurarnos de dar protagonismo a los elementos de marca.

¿Teníais camisetas de algún equipo en mente a la hora de diseñarla? ¿Qué tipo de público teníais en mente?

Siempre vienen a la mente algunas camisetas icónicas a la hora de ponerse a diseñar, sobre todo kits icónicos de los 90 y 2000… Milan con Opel, Arsenal con O2, Borussia Dortmund con Die Continentale o PSG con Commodore, por ejemplo.

Para diseñar esta camiseta en concreto, vimos muchas referencias de equipos con kits negros para ver cómo combinaban estos tonos, dónde ponían los acentos de color, qué paletas secundarias utilizaban para resaltar sobre el negro…

Queremos que todo el mundo pueda ponerse esta camiseta independientemente de su background futbolístico. Desde el panenkita que se sabe todos los datos de la liga holandesa de la temporada 2003/04 hasta la persona que si se entera de lo que sucede es a través de los stories de sus amigxs. Queríamos hacer una prenda universal y que, con los códigos propios del fútbol, pudiera existir sin problema en la calle.

¿Ha cambiado el proceso creativo de esta camiseta con respecto a las demás equipaciones de Río Dulce?

Nos gusta diseñar las cosas y afrontar los proyectos con bastante tiempo de forma que se minimicen los problemas que pueden asociarse al diseño y producción de varias decenas de prendas y, si suceden, que no sea por una mala gestión nuestra.

En este caso el proceso ha sido el mismo de siempre: definición de briefing, búsqueda de referencias, desarrollo de bocetos, elección de línea gráfica y propuestas finales. Una vez teníamos el OK de Foot locker, tocó hablar con la fábrica y adaptar los archivos a las necesidades de nuestro proveedor.

¿Cuál fue el mayor reto al que os enfrentasteis en cuanto a diseño y producción?

El reto principal fue trabajar junto a Foot Locker, ya que queríamos demostrarles que no se habían equivocado al contar con nosotros. Era una oportunidad increíble y queríamos dar lo mejor de nosotros tanto a nivel creativo como de gestión y timings durante el desarrollo del proyecto.

La EURO estaba a la vuelta de la esquina y nosotros estábamos todavía definiendo el briefing junto a la marca. El mayor reto fue acelerar todo el proceso para cumplir con los timings estipulados. Lo que de normal nos puede demorar 2 semanas lo hicimos en 3 días. Recurrimos a algunas sesiones non-stop hasta altas horas de la madrugada y mucho café, pero mereció completamente la pena.

¿A qué se debe la elección de los colores? ¿Homenaje a la selección o no?

Queríamos hacer una camiseta sobria y elegante que se pudiese llevar por la calle con cualquier tipo de outfit y junto a muchas combinaciones de colores. Es por ello que se eligió el color negro como base, un color neutro que se adapta a cualquier situación, complementado con detalles en rojo y amarillo en el cuello y las mangas, inspirados en los colores tradicionales de la selección española pero sin ser el rojo y el gualda de la bandera. En el marco de la EURO 2024, queríamos hacerle ese guiño.

¿Cómo fue la experiencia con el workshop en la tienda de Foot Locker? ¿Repetiríais?

Fue una experiencia top. Tuvimos que ir varias horas antes a preparar todo nuestro material, yorganizar las camisetas y los parches, puesto que cuando se iniciase el evento toda la gente iba a llegar de golpe.

Por suerte, no paramos de personalizar prendas desde las 20h que empezó el evento hasta el cierre a medianoche. Fue una paliza, pero mereció la pena al 100%. Repetiríamos con los ojos cerrados.

¿Cómo fue la respuesta de los asistentes?

La gente se portó súper bien con nosotros. Les encantó la dinámica que preparamos previa a la customización de la prenda, que consistía en hacer el diseño en papel, con pegatinas para colocar sobre un dibujo de una camiseta que luego nos entregaban y nosotros replicábamos sobre la prenda real.

A raíz del workshop, nos preguntaron muchísimo por Río Dulce en general, sobre nuestros otros proyectos, nuestra trayectoria y demás. A nivel global, la acogida por parte del público fue buenísima.

¿Qué es lo siguiente de Río Dulce? ¿Nos podéis adelantar algo?

Tenemos bastantes frentes abiertos, con varios proyectos que saldrán a partir de septiembre. Ahora mismo estamos trabajando en la campaña de presentación de la próxima camiseta, de cara a tener todo preparado para la «vuelta al cole». Tiene pinta de que va a ser un verano movidito.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Río Dulce (@riodulceclub)

La camiseta exclusiva de Foot Locker y Río Dulce se podrá obtener en la tienda Foot Locker de la calle de Preciados, 6 (Madrid) próximamente, con la fecha oficial siendo anunciada a través de las redes sociales de Foot Locker.