Skip to Content

Entre el balón y el micrófono: Diego Ibáñez, de Carolina Durante

En el panorama musical actual, donde la autenticidad y la conexión con el público son más valiosas que nunca, Diego Ibáñez se destaca como un artista que entiende profundamente estos conceptos.

En esta entrevista, Diego comparte sus pensamientos sobre el proceso creativo detrás de su último single, «Elige tu propia aventura», la evolución de su música y la importancia del fútbol en tu vida. A través de sus palabras descubrimos no solo al artista detrás de sus éxitos, sino también al individuo que busca la genuinidad y la conexión emocional con su audiencia.

Con una gira que promete ser un punto de inflexión para la banda y reflexiones sobre la industria de la música y el fútbol, nos sentamos con él para hablar de la constante búsqueda de la conexión con sus seguidores y la magia en el arte.

Tras dos discos y tras el lanzamiento del último single, «Elige tu propia aventura», Diego, ¿cómo estás? ¿cómo han sido estos días de lanzamiento?

Pues bueno, ahora estoy un poco atacado porque justo acabamos de sacar la gira y yo me encargo de subir a las redes las fotos, los links y demás. Y claro, luego lo subes y siempre hay problemas con los links, que si hay links que te mandan una ciudad que no es la que indica… y es un lío de narices que me como siempre yo. Pero bueno, bien.

Podemos ver en vuestras canciones diferentes tonos, desde más sátira en «Urbanitas», «Nuevas formas de hacer el ridículo» o «Cayetano» hasta canciones más melódicas y nostálgicas como «Colores» o vuestro último single… ¿Es muy diferente el proceso creativo?

Realmente no cambia mucho. Sí que es verdad que cuando yo escribo «Elige tu propia aventura» no tenía en mente una canción cañera, y de hecho cuando empezamos a hacerla vimos que se iba hacia una canción más cañera y como que dices: «oye, por ahí no va lo que yo me había imaginado». Pero el proceso creativo no cambia mucho más allá de que yo me imagino una cosa u otra.

Mucha gente a la que le he preguntado dice que le gusta mucho vuestra música porque, al escucharla, piensan que ellos mismos podrían crear un grupo de música con sus amigos, ser esos «Cuatro chavales». ¿Crees que esa es una de las claves de vuestro éxito?

Sí, claro. Es que eso al final es la clave del éxito de cualquier artista, generalmente. Por ejemplo, hace poco tocaba Taylor Swift en el Bernabéu, y yo intuyo que una de las claves de su éxito es que la peña se verá reflejada en sus canciones y las puede hacer suyas con facilidad. Cuando tú das con esa tecla, es la tecla, es el primer paso para que una canción le llegue verdaderamente a alguien, que te pille en un momento de tu vida en el que te sientas identificado con esa canción.

Habéis anunciado gira. ¿Expectativas? ¿Algún cambio respecto a las dos anteriores?

Pues bueno, para empezar vamos a meter músicos que no sean de la banda, que es algo que nunca nos habíamos planteado. Siempre habíamos sido nosotros con el telón de fondo y no había una excesiva producción, y este año ya se está preparando con mucha antelación lo que va a ser el show. Esta es la gira del cambio, es la idea. Un buen cambio, que ya corresponde y sobre todo que te lo pide el cuerpo y los fans.

Llevamos mucho tiempo tocando nosotros a piñón y a pelo y ahora ha sido como que nos pide algo más, ¿sabes? Porque ya era como «bueno, esto ya lo hemos hecho». La idea es que ocurran cosas, pasárnoslo bien, meter elementos que no sean solo las canciones y nosotros… sobre todo generar un poco de imaginario alrededor de las canciones.

¿Cómo de importante es el fútbol en tu vida?

El fútbol es súper importante en mi vida, básicamente porque es con lo único con lo que consigo dejar de pensar en todo. Y además dejar de pensar de una manera muy tonta, porque cuando veo una película o estoy leyendo siempre hay cosas que me llevan a pensar en mi vida y que me llevan a pensar en, de repente, una canción del grupo. De repente leo una frase y a través de esa frase que estoy leyendo me surge una idea y digo «hostia, tengo que escribir algo», y con el fútbol no. Llámalo el opio del pueblo, lo que sea, pero yo necesito dejar de pensar en momentos, y ya no solo es dejar de pensar, sino también emocionarme de una manera tan tonta y no sé, es algo que siempre me da tranquilidad.

En 2018, con el lanzamiento del primer disco, la revista Líbero os definió como jóvenes joyas como Raúl, que con 17 años debuta en el Madrid y días antes estaba en la cantera. ¿En qué punto crees que estáis ahora? ¿El segundo álbum fue la cesión en Getafe donde la habéis petado y ya estáis preparados para la élite, o ya estáis asentados en el Real Madrid?

[Risas] Yo creo que este es el año de entrar en Champions, hacer una buena Champions y consolidarnos, es el gran paso. Hemos estado ahí, en la UEFA, equipo simpático… pero este es el año de la Champions.

«El Himno Titular» hace referencia al odio al fútbol moderno. ¿Crees que hay similitudes en el estado actual de la industria del fútbol y la música?

Por supuesto que sí. O sea, hay cosas dentro de la música que no te pueden gustar. Para empezar, ya se están haciendo canciones hasta con IA y bueno, muchas más cosas. No voy a empezar ahora a elaborar la gran lista de las cosas con las que no estoy de acuerdo, pero en general siempre que algo genera una cantidad de dinero ingente se va a pervertir, esa es la frase. Y siempre que haya un camino más corto para acceder a ese dinero va a haber gente que va a intentar cogerlo, ya sea a escondidas o siendo un auténtico sinvergüenza.

¿Los futbolistas ahora son más rockstars que las propias rockstars?

Los futbolistas hoy en día son los verdaderos rockstars en el sentido de que no hay personas más intocables que los jugadores de equipos como el Barça o el Real Madrid, y eso es así. O sea, incluso a la hora de currar con toda esta gente creo que debe ser mucho más complicado y debe estar mucho más medido que con cualquier estrella de la música. Son rockstars porque son inaccesibles, y solo hay que ver la manera en la que llevan las redes, todos con un perfil profesional, muy medido… A mí me sorprende que el Madrid haya empezado a hacer estos juegos de repente con Camavinga, por ejemplo. De repente les ves como más humanos, y eso me parece curioso. Pero yo siempre voy a estar a favor del misticismo, de que los artistas no sean tan accesibles porque me gusta, me parece que el arte necesita magia y esa magia muchas veces se pierde cuando ves a tu artista favorito haciendo una entrevista y haciendo un «PIN PON con…». Me da vergüenza ajena, porque por lo general lo que te gusta del artista son las canciones, no lo que tenga que decir más allá de las canciones. Porque si las canciones te gustan, luego vas a pedir que el resto de cosas que haga ese artista en su día a día o cuente en entrevistas estén al mismo nivel de lo que te gustaron sus canciones y, por lo general, vas a salir perdiendo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por DIEGO IBÁÑEZ (@diegoibnz)

Y hablando de similitudes de ambos mundos, ¿crees que el sentimiento de pertenencia a un grupo es parecido al sentimiento a un equipo de fútbol? Por ejemplo, ¿el sentimiento de un swiftie al ir a un concierto de Taylor Swift es el mismo que siente un madridista cuando va al Bernabéu?

No, pienso que el sentimiento que evoca Taylor Swift en sus fans es mayor que el que puede provocar el Real Madrid al ganar cualquier partido de liga, pero el vínculo que tú tienes con tu equipo es eterno y el vínculo que tú tienes con un artista no lo es porque en un momento dado puede lanzar un disco que es una chufla y te deja de gustar. Sin embargo, es verdad que hay discos que te acompañan toda la vida y eso es impagable, así que ahí sí surgiría el choque en el que no sabría decirte quién gana.

¿Cuál es el concierto y el partido de fútbol que más recuerdes?

Hombre, el de este año contra el City en la ida de Champions fue tremendo, yéndome a algo cercano. Y algo más lejano, el gol de Ramos y también el Mundial de 2010. Y concierto, recuerdo que en un FIB me emocioné mucho viendo a los Libertines en la primera y única vez que los he visto, y también a los Strokes en Nueva York, que me petaron la cabeza y además no me habían hablado nada bien de ellos en concierto y para mí fue súper emocionante. Y por último, en el 20 aniversario de Psychocandy, Jesus and Mary Chain en un festival de Portugal también fue muy emocionante.

Con la Eurocopa y ahora que viene el Mundial… ¿habrá «El Himno Titular» 2?

¿Sabes lo que estoy pensando, tío? No subir canción ni nada, pero subir un vídeo a redes tocando la secuela de «El Himno Titular», sí.

No me creo que Ayoze no sea titular.

Claro, claro. Algo así. Y yo ya dije que de Luis Rubiales no se iba a saber nada… algo se ha sabido, al final [risas].

En la carrera de un futbolista hay algunos highlights que definen su carrera, como la carrera de bale en Mestalla o el gol de Ramos en la décima. ¿Qué momento de Carolina Durante definirías como vuestro golazo? Ya sea por impacto emocional o por éxito.

Hombre, espero que esté por llegar pero evidentemente el primer golazo fue «Cayetano».

¿Te daría rabia que de aquí a 30 años os recordasen solo por «Cayetano»?

Sí, claro, pero porque siento que Carolina Durante es mucho más que «Cayetano» y lo hemos demostrado. De hecho, no me sorprendería que la dejásemos de tocar en un futuro más o menos próximo.

Te he escuchado en alguna entrevista decir que quieres aprovechar el momento que vives con Carolina Durante porque no sabes cuándo va a acabar y crees que en cualquier momento puede terminar. Ahora estamos viendo como futbolistas con los que hemos crecido desaparecen del mapa, ¿qué preferirías, retirada en MLS o Arabia tipo Cristiano o Messi, apurando el fútbol que te queda, o retirarte en la élite en tu mejor momento como Kroos?

Yo no me iría a Arabia [risas], pero a mí me gustaría seguir haciendo música mucho tiempo. Es complicado irte en tu momento más alto, y creo que yo no tengo la fuerza de voluntad. Yo soy muy de los «y si…», del «y si esto» y del «y si lo otro» y no podría quedarme con el gusanillo. Cuando no tenga nada que decir pues seguramente ya está, me callo y punto, pero me gustaría hacer música durante mucho tiempo, eso seguro.

Si fueses futbolista y tuvieses un partido importante, ¿qué canción suena en tus cascos antes de entrar al terreno de juego?

«No hay tregua», de Barricada.

Has hablado alguna vez de festivales que organizan partidos de fútbol, ¿algún artista que te haya sorprendido por sus habilidades futbolísticas?

Pues mira, Guille de Vetusta Morla es muy bueno.

Yo a ti te imagino de defensa central, con medias bajas y bajando al barro.

[Risas] ¿Sí? O de delantero, para no tener que lesionarme. Que me lleguen los balones y ya, porque la última vez que hice una de estas, organizado por Colectivo Laika [una promotora de Valladolid], lo hizo antes de un festival en el que actuábamos los dos, y era Carolina Durante contra Vetusta Morla, aunque bueno, estos no llegaron porque pincharon rueda. Primer balón que toco, sin calentar ni nada, le pego un bombazo a la pelota y lesionado. Rotura muscular y un mes jodido, tío. Ese día en el concierto no podía ni saltar ni nada.

Vais a sacar vuestro tercer disco, y ya que el fútbol es muy de tridentes, ¿qué tres futbolistas representarían vuestros tres discos?

«Carolina Durante» sería Di María, «Cuatro Chavales» sería Zlatan Ibrahimović y «Elige tu propia aventura» sería Neymar. Todos en su peak, aunque no estoy muy convencido con el de Neymar.

Parece que hay artistas rockeros a los que les da «vergüenza» ser del Real Madrid. Hay artistas del Atleti, como Leiva o Sabina, que se enorgullecen de ser de su equipo e incluso colaboran con el club. ¿Vas a iniciar una reivindicación de artistas del Real Madrid?

Pienso que no hace falta reivindicar nada. Si no tienes la valentía de decir que eres del Madrid porque piensas que te van a decir no sé qué historias, pues es que no serás suficientemente del Madrid. Me da mucha rabia eso de que el Atleti es el equipo rockero. No sé yo, dame un motivo. Pero vamos, cada vez están saliendo más de la cueva y hay más artistas madridistas. ¡Los Gallagher serían del Madrid, yo creo!

Has comentado que no habrá ninguna colaboración en el nuevo disco. ¿Cuál sería la colaboración a la que no podrías decir que no?

Dillom, que no va a acceder nunca pero lo digo en todas las entrevistas por si acaso [risas].

¿Cuál fue el primer disco que recuerdas tener? ¿Y tu primera camiseta de fútbol?

Primer disco uno de Shakira [risas], ahora no recuerdo bien cual pero alguno de los primeros, o «Dónde están los ladrones» o «Pies descalzos». Y primera camiseta, supongo que alguna del Madrid pero hay una cosa muy curiosa y es que de pequeño me obsesioné con Francia. No sé por qué, pero me obsesioné con Francia hasta el punto de que en el Mundial y en las Eurocopas iba con Francia. Estaba viendo el fútbol con mi familia, y yo animaba a Francia. ¿Te acuerdas del partido en el que nos eliminaron, en el Mundial de 2006? Pues yo ahí, por algún motivo, iba con Francia. Y la primera camiseta que recuerdo es una de Francia, claro.

¿Eres de ponerle dorsal a la camiseta?

Depende, pero me gusta ponerle algo, si no la veo como que falta algo. De esa, fíjate el ego, que me puse el 10 con mi nombre, Diego [risas].

¿Te consideras una persona nostálgica?

100%.

¿Y cuánto de moda y cuánto de nostalgia crees que hay en la tendencia actual de llevar camisetas retro?

Es más nostalgia pero bueno, al final eso yo lo veo como llevar una camiseta de Oasis, como que para mí es más o menos lo mismo. Esa camiseta ya de por sí tiene un peso mayor porque el tiempo le ha sumado poder.

¿Camiseta de fútbol que no pueda faltar en tu armario?

Pues mira, nunca he llegado a tener una del Madrid de Teka, una de esas me gustaría.

¿Cuál sería la camiseta perfecta de Diego Ibáñez?

Negra, de adidas, de manga larga, con cuello de polo, botón y todo, con el escudo al centro. Y de patrocinador, Pirelli.

Si pudieras organizar un partido de fútbol con músicos, ¿quién estaría en tu equipo ideal y en qué posición jugaría cada uno?

Entrevista: Luis Gamón